miércoles, 29 de octubre de 2014

"NI SANTAS, NI PUTAS, SÓLO MUJERES"



Hace unos días un amigo me confesó que tras leer el post Me cago en tu puta madre, la novela se había quedado a medias: le había cortado todo el rollo que yo pusiera un artículo (de otro amigo) como parte de mi historia. 
En realidad lo hago cuando me apetece compartir algo con mucha gente. Quizá es porque lo que cuelgo lo hago un poquito mío. Le ocurre a muchísima gente: a la gente le gusta algo, una frase, un chiste bueno, una idea genial, lo que sea, y tiende a hacerlo suyo y a no decir de dónde lo ha sacado. Al fin y al cabo a casi todos nos gusta ponernos medallitas.
 Después de un período de observación he descubierto que los hombres (del sexo varón) tienen más tendencia que las mujeres (del sexo hembra) a esto del medalleo. He descubierto que la mayoría de mujeres con las que he tropezado últimamente no son conscientes del potencial que albergan; no saben que en su interior hay una heroína que lleva entre manos la empresa más delicada: su  Hogar. Que no se trata de ser santas o ser putas, se trata sólo de ser  mujeres.
 Bueno, en esas cosas tenía la mente cuando me he tropezado con algo...y lo siento por mi amigo, pero después de  leer este texto de Osho no me queda más remedio que ponerlo por aquí. Creo que cosas como esta deben compartirse, deben ser leídas para que de una vez las mujeres aprendamos a admirar en lugar de envidiarnos, a perdonar y a perdonarnos. Para que las mujeres, en fin, asumamos que no queda tan lejos el Paraíso.  





Quiero decir a las mujeres del mundo entero que vuestro movimiento de liberación no ha hecho nada, porque está en manos de mujeres muy estúpidas. Son reaccionarias, no revolucionarias. De otra forma, lo más simple e importante, la primera prioridad, es que las mujeres deberían exigir un voto separado, para que las mujeres sólo puedan votar por mujeres, y los hombres sólo puedan votar por hombres. Sólo un simple y único paso, y la mitad de todos los parlamentos del mundo estará ocupado por mujeres. Y las mujeres estarán naturalmente en el poder, porque el hombre, por naturaleza, tiene tendencia a luchar. Él creará partidos, partidos políticos, ideologías religiosas, en torno a cosas pequeñas, menores, triviales.
De forma que si las mujeres de un parlamento forman un solo voto, la otra mitad, la de los hombres, estará dividida al menos en ocho o diez partidos. El mundo entero puede llegar a manos de las mujeres. Y las mujeres no están interesadas en las guerras, las mujeres no están interesadas en las armas nucleares, las mujeres no están interesadas en el comunismo o el capitalismo.
Todos estos «ismos» salen de la cabeza. A las mujeres les interesa estar alegres, las pequeñas cosas de la vida: una casa bonita, un jardín, una piscina. 
La vida puede ser un paraíso, pero va a seguir siendo un infierno a no ser que se retire al hombre del poder de una vez por todas. Y se le puede retirar muy fácilmente.

OSHO / El Libro De La Mujer


Namaste

Amanda Flores



miércoles, 15 de octubre de 2014

"ME CAGO EN TU PUTA MADRE, LA NOVELA"




Querido Diario:

Me gustaría contarte muchas cosas pero por el momento te tienes que conformar con la esencia de lo más relevante que pasa por mi cabeza. 

Sorpresa, Incredulidad, Pasividad, Gilipollez, Reacción, Acción, Egoísmo, Impotencia, Asco, Vergüenza, Inteligencia, Drama, Comedia ¿dije Vergüenza y Asco?, son algunas de las palabras que acuden a mi mente cuando echo una mirada y veo lo que ocurre por aquí y por allá.

Tragedia + tiempo = comedia./// Tragedia + tiempo = comedia./// Tragedia + tiempo = comedia

A esa fórmula queda reducida nuestra existencia por pura supervivencia ( ¡¡uy, pareado!!).
Mi faceamigo Aitor es Escritor, Docente de Lengua y Literatura, Fotógrafo, Comunicador, Productor y Gestor Cultural, Abogado en Extranjería e Inmigración y alguna cosa más. Tiene 39 años, es español, y - como es obvio con su historial -  vive fuera de Españistán, por eso puede ver mejor lo que mucha gente de aquí ni siquiera imagina. 
La cosa está como para llorar y sin embargo me he reído lo más grande con el relato con el que Aitor ha tenido a bien deleitarnos. 


OMAR ERECTO: PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2014

El primer perro de la historia en recibir el más prestigioso literario galardón literario. Autor de la novela "Me cago en tu puta madre", una obra imprescindible para comprender la política del siglo XXI.
Por Aitor Arjol

Omar Erecto, reputado escritor de novelas políticas, ha sido galardonado el pasado jueves 9 de octubre, con el Premio Nobel de Literatura 2014, en medio de una gran polémica por la concesión del galardón al primer perro de la historia. Un perro que ha logrado situarse por encima de autores tan prestigiosos como Milan Kundera, Javier Marías, Philip Roth, Patrick Modiano, Haruki Murakami, Belén Esteban, Jesulín de Ubrique o Alfonso X el Sabio.
El escritor galardonado se enteró de la concesión del Premio justo cuando estaba durmiendo la siesta, un día de pleno calor en el balcón de un apartamento de Alcorcón (Madrid), cuestión que agradeció porque "en ese momento estaba teniendo una de mis peores y más apocalípticas pesadillas" según se refería al hecho de que "estaba soñando que le daba un apretón de manos a todos los ministros del gobierno y justo me dio un escalofrío al pensar que contagiaban el virus de la estupidez". Pero no, en ese momento sonó el celular y pudo contestarlo hincando los dientes en el botón de su pedazo Samsung Dog. Al otro lado del auricular tenía a Anatasio Telafroto, el único representante español del Comité que conforma el jurado. "Acabas de ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura" escuchó atentamente Omar, desde su balcón, con los ojos entreverados pero con el corazón caliente. "Por fin se hizo justicia" unas horas después ante las cámaras y micrófonos de los medios de comunicación que se presentaron en el portal de su casa.
La justicia se refiere al hecho de que Omar Erecto cuenta con una carrera literaria de más de veinte años, con títulos tan importantes como "Evado impuestos", "Pásame el maletín", "Usemos las tarjetas del banco para pagar comidas y putas", "Ya no hay crisis", "Soy un presidente honesto", "De mayor quiero ser ministra de Salud", "Robar esta chupado" o "Te congelo las pensiones y yo me subo el sueldo" o "Amaño las oposiciones a Notarías" o "Soy tonto pero no lo parezco".
Obras todas ellas que destacan por su realismo, ya que Omar tiene la costumbre de contar explícitamente lo que los dirigentes políticos hacen a diario, en clara convivencia con personajes secundarios como Consejos de Administración, empresarios del sector urbanístico o directivos de entidades financieras.
El jurado ha querido destacar, no solo su valía narrativa, sino también su valentía y activismo social, ya que su carrera no ha estado exenta de chantajes y extorsiones: los políticos han intentado silenciar sus obras, con el pretexto de que saber la verdad constituía una amenaza contra la seguridad nacional -la de ellos, claro está-.
Hasta que, el año pasado, después de seis largos meses de escritura a cal y canto, de sol a sombra, sale a la luz la obra más representativa de las letras españolas: "Me cago en tu puta madre", una extensa novela rodeada de suspense, erotismo, mala leche, existencialismo y que, como él afirma "el título es una síntesis perfecta del sentimiento que todos tenemos hacia la mayor parte de los políticos", ya que "el que más o el que menos se caga en su puta madre".
Con semejante alegado, Omar no dejó indiferente a la comunidad mundial de lectores, más acostumbrados a porquerías eróticas o biografías de superación personal. Un libro que cuenta las peripecias de un perro por desenmascarar a "estos payasos que tenemos al frente" hasta que finalmente, el antiheroe vence y, en la última página, levanta la pata, se orina en ellos y se caga en su puta madre.


Volveré pronto

Amanda Flores

martes, 9 de septiembre de 2014

"LO QUE DE VERDAD IMPORTA"





Querido diario

no recuerdo exactamente el día exacto en que sucedió, aunque tampoco es demasiado relevante. Lo importante es lo que permanece en nuestro disco duro. No he contado las opiniones, las versiones, los juicios, que el género humano ha vertido sobre la muerte de Robin Williams. Tampoco creo que sea relevante el número. Lo que me ha llamado la atención es que muchos le hayan condenado porque eligió cómo y cuándo quitarse la vida. No se trata de gallardía ni de cobardía. Lo que de verdad importa ante semejante osadía, es caminar durante una semana en los mismos zapatos del acusado antes de llevarlo a juicio. Como Rafael Narbona .

--------------------------------------------------------------------------------

UN BIPOLAR ANTE EL SUICIDIO DE ROBIN WILLIAMS

¿Qué experimenta un bipolar cuando se suicida otro bipolar? Aunque no se ha comentado demasiado, Robin Williams era bipolar. La lista de actores que sufren esta patología es notable e incluye a Stephen Fry, Catherine Zeta-Jones, Jim Carrey, Ben Stiller, Mel  Gibson, Richard Dreyfuss. Todo indica que Williams primero intentó cortarse las venas, pero probablemente no pudo soportar el dolor. Las venas se resisten a liberar su carga, casi como un niño que lucha para no dormirse porque tiene miedo a la oscuridad. Sin embargo, cuando el deseo de morir se ha apoderado de la mente, no se desiste con facilidad. Por eso, el famoso actor cambió de método, ahorcándose con un cinturón. Al parecer, escogió la noche para decir adiós. Tal vez le empujó el insomnio, un adversario particularmente cruel. La desesperación se agudiza cuando el mundo escatima su tregua diaria, esa pequeña muerte que paradójicamente nos ayuda a vivir, suspendiendo por unas horas el mundo real. Los bipolares raramente disfrutan de un sueño reparador. Yo sufro continuas pesadillas. Sueño que me ahogo, que mi piel arde y se desprende como las pavesas de una hoguera, que mi garganta intenta articular sonidos y solo produce estertores, que mis ojos hormiguean con miles de insectos agitándose debajo de los párpados. Suelo levantarme agotado y confuso, pero el turbulento mundo de los sueños me resulta más tolerable que mi rostro en el espejo, maltratado y envejecido por un dolor obstinado.
No voy a ocultar que la muerte de Robin Williams me ha afectado. Tengo 50 años, escribo, soy bipolar, no tengo hijos, he sobrevivido a varios intentos de suicidio y he perdido la esperanza de vivir sin el lastre de la angustia, la tristeza y la ansiedad. El trastorno bipolar recorta la esperanza de vida en diez, veinte, treinta años. Cada estudio arroja un resultado diferente. Mi hermano Juan Luis hundió la cabeza en un horno y abrió las espitas del gas con cuarenta años. No albergaba convicciones religiosas, pero escenificó su muerte con una hilera de crucifijos, alineados en el pasillo que conducía a la cocina. Era mi hermano, pero también una ausencia que yo he combatido reelaborando mis recuerdos, pues no soportaba el contraste entre la realidad y el deseo. Si miro hacia atrás, hay más vacíos que vivencias compartidas. En muchos aspectos, fuimos dos desconocidos que se encontraban de tarde en tarde, fracasando una y otra vez en el propósito de tejer una relación basada en el afecto y la comprensión. Nuestra impotencia para llegar al otro no impidió que naufragáramos en las mismas aguas. Si alguien examina nuestras vidas, advertirá grandes diferencias, pero también se preguntará si no éramos la misma persona, bordeando los mismos abismos. Quizás yo he vivido diez años de más, pero el anhelo de escribir me empuja a seguir aquí. Percibo mis días como páginas que avanzan entre el sufrimiento y el anhelo de felicidad. A estas alturas, tal vez solo soy palabras que se resisten a morir.
Robin Williams no era uno de mis actores favoritos. Es indudable que tenía talento, pero quizás por mi edad estoy más cerca de Montgomery Clift o Marilyn Monroe. Los dos eran bipolares, autodestructivos y profundamente desdichados. Monty se maltrató a conciencia, abusando de las drogas y el alcohol. Apenas superó los cuarenta años. Marilyn vivió menos. La noche del 5 de agosto de 1962 su cuerpo se rindió ante un cóctel de barbitúricos. Al parecer, mezcló Nembutal (pentobarbital) y Seconal (secobarbital), una combinación fatal que solo fue posible porque su médico de cabecera y su psiquiatra no compartían información. Todo indica que esta vez no buscaba la muerte, pero sí unas horas de sueño, con la desesperación del que ha sobrevivido a duras penas a feroces insomnios. Nunca sabremos las causas y circunstancias exactas de su muerte. Sin embargo, hay incontables testimonios sobre sus fallidos intentos de suicidio, que evidencian su inestabilidad emocional. Ser inestable no es una elección, sino un estado del alma que brota de una interminable herida. No sé cuál era la herida de Robin Williams, que agravó su desorden interior con previsibles adicciones. Previsibles porque el alcohol y las drogas mitigan la depresión, induciendo una alegría tan artificial como efímera. De joven consumí ácidos y cocaína. Solo fue un contacto fugaz, pero no he olvidado su efecto. Al principio, experimentas euforia, excitación y una ilimitada confianza en ti mismo. Hablas durante horas, con una aparente clarividencia. Sientes que por fin has logrado desembarazarte de cualquier inhibición o complejo, pero solo es un cruel espejismo. La avalancha de palabras, hallazgos e intuiciones se detiene poco a poco y de repente comienza una vertiginosa caída. Parece que has saltado por la ventana de un patio interior, con las paredes de color ceniza y un suelo que se prepara para destrozar tu cuerpo, transformando tu cerebro en una medusa moribunda. Al parecer, Robin Williams había superado sus adicciones, pero no la depresión, que se había agudizado durante las últimas semanas. Cuando encontraron su cuerpo, se hallaba casi sentado. Mi hermano estaba de rodillas, con los pies descalzos. Ambas imágenes son desoladoras, pues reflejan indefensión y fragilidad, pero también una profunda determinación de morir.
marilyn death
El suicidio no es una elección libre y racional, sino un impulso incontrolable. Yo celebro estar vivo. Entre 1993 y 2007, busqué la muerte en varias ocasiones, combinando antidepresivos, ansiolíticos e hipnóticos, pero desde que empecé a escribir literatura la perspectiva del suicidio perdió fuerza y ahora solo es un lejano fantasma. El suicidio de Robin Williams ha resucitado ese fantasma, pero no como una posibilidad, sino como un doloroso recuerdo. He pensado en Margaux Hemingway, que se suicidó el 1 de julio de 1996. No era una fecha cualquiera, sino el aniversario del suicidio de su abuelo, Ernest Hemingway, el gigantón que amaba el boxeo, los toros, la caza, la guerra, y que en la madrugada del 2 de julio de 1961 se voló los sesos con su escopeta favorita, una Boss calibre 12. Hemingway conservaba la pistola Smith & Wesson con la que se suicidó su padre, el médico Clarence Edmonds. Clarence se pegó un tiro en la cabeza mientras se encontraba en el despacho de su consultorio. Cuando recibió la noticia, el escritor comentó: “Probablemente yo voy por el mismo camino”. Al igual que su abuelo, Margaux sufría trastorno bipolar. Se quitó la vida en su apartamento  de Santa Mónica, California, utilizando una sobredosis de fenobarbital. Tenía 42 años. Dejó un bloc de notas, pero arrancó algunas hojas y las quemó. En las primeras páginas se leía: “Amor, curación, protección perpetua para Margot”. También quemó incienso, hizo un montoncito con sal, alineó dos velas y depositó un ramo de flores blancas en la mesilla de noche. A la izquierda de su cama, colocó un osito Teddy, quizás por nostalgia de la infancia, pese a que siempre manifestó que de pequeña había sido muy desgraciada. Al examinar el cuadro, algunos pensaron que pretendía formular un conjuro contra la muerte, pero tal vez solo quiso escenificar su suicidio. El suicidio es una ceremonia privada abocada a convertirse en acontecimiento público, especialmente si eres un artista. Quizás Margaux nos dejó un mensaje que no sabemos interpretar o solo nos quiso decir adiós a su manera.
Sobrevivir a un suicidio no produce alivio, sino rabia y frustración. Es un nuevo fracaso en una vida marcada por los sentimientos de fracaso, pero eso no significa que resulte deseable tener éxito, pues el que se mata deja un rastro terrible en su entorno. De alguna manera mata a los que le querían. Yo no soy capaz de pensar en mi hermano sin recordar su suicidio. Sus fotos descansan en un álbum, lejos de la vista, pues su imagen está inevitablemente asociada a su trágica muerte. No le he olvidado. Simplemente, no soporto la sombra del suicidio, dibujándose en una mesa o una repisa. Yo no deseo añadir un nuevo drama a la historia de mi familia. Quiero vivir, tengo muchas ganas de vivir. Pienso que solo he empezado una segunda navegación como escritor, después de pasar quince años en la enseñanza y un lustro como investigador y bibliotecario. Robin Williams nos deja el mismo año que Philip Seymour Hoffman, que se inyectó una explosiva mezcla de heroína, cocaína, benzodiacepinas y anfetaminas. Ambos sucumbieron a sus demonios interiores. Hoffman comentó a sus amigos: “Sé que voy a morir”, pues seis semanas antes había superado de milagro una sobredosis. Incapaz de controlar su adicción, consumía también grandes cantidades de alcohol. Se puede decir que también se suicidó, pues alcohol, drogas y enfermedad mental suelen bailar en la misma cuerda, sin ignorar que antes o después caerán al vacío. Yo me he enamorado de las palabras y eso me ha salvado. Ahora me dedico a seguir los pasos de la luz, embriagándome con su belleza. No hay mucho más. La realidad solo es eso y quizás sea lo mejor, pues nuestra conciencia no podría soportar la carga de la infinitud. Robin Williams no ha sido acogido por un Dios compasivo. Está con nosotros, invitándonos a darle la espalda a la melancolía. No se me ocurre mejor homenaje que mirar al cielo y sencillamente sonreír.

RAFAEL NARBONA



 Rafael Narbona es escritor, crítico literario y profesor de filosofía de la Comunidad de Madrid.

http://rafaelnarbona.es/?p=8757




Amanda Flores


Copyright © 2014 El baúl de Amanda All rights reserved

martes, 12 de agosto de 2014

"BYE, ROBIN..."









"Un ruso en Nueva York" es el título de la peli donde lo vi por primera vez. Creo que es una de sus mejores películas y también de las menos conocidas. Siempre pensé que detrás de aquéllos ojos se escondía un hombre de gran sensibilidad. Su mirada me conmovía...









Bye, Robin...!


Amanda Flores





martes, 15 de abril de 2014

"UBUNTU"







Un atronpólogo propuso un juego a los niños de una tribu africana Puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y le dijo a los niños que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas.
Cuando dio la señal para que corrieran, todos los niños se tomaron de las manos y corrieron juntos, después se sentaron juntos a disfrutar del premio.
Cuando él les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, le respondieron:

 - UBUNTU, ¿cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?

(UBUNTU, en la cultura Xhosa significa: "Yo soy porque nosotros somos.)




Buenas y santas noches


Amanda Flores



sábado, 15 de marzo de 2014

"DICCIONARIO ESTRAFALARIO"


Un amigo me envió este texto por correo (electrónico). Es probable que sea más antiguo que el hilo negro pero yo no lo conocía. Me harté de reír mientras lo leía...








DICCIONARIO PARA ENTENDER LOS CONTACTOS PERSONALES DE LAS MUJERES

Cuando dicen …quieren decir…



40 y tantos                      =      49                          
Aventurera                       =      Se acuesta con cualquiera
Atlética                           =      Sin tetas
Apariencia normal              =      Fea        
Guapa                             =      mentirosa patológica
Sonrisa contagiosa            =      se toma muchas pastis
Emocionalmente estable     =      medicada
Feminista                        =      gorda
Espíritu libre                     =      yonqui (vamos, como Amy Winehouse)
Divertida                         =      pesada
New age                         =      vello en el sitio equivocado
Mente abierta                  =      desesperada
Extrovertida                    =      gritona y embarazosa
Apasionada                     =      borracha sensiblera
Profesional                      =      putón
Voluptuosa                     =      muy gorda
Osamenta sólida              =      muy muy gorda
Busca amigo del alma       =      acechante

Español de las mujeres 


1.
      Sí                                           =      No
2.
      No                                          =      sí
3.
      A lo mejor                                =      no
4.
      Necesitamos                             =     quiero
5.
      Lo siento                                 =      lo sentirás tú
6.
      Tenemos que hablar                  =      Tienes un problema
7.
      Sigue                                      =      mejor que no sigas
8.
      Haz lo que quieras                     =      pagarás por esto
9.
      No estoy enfadada                    =      por supuesto que lo estoy
10.
    Estás muy atento esta noche      =      ¿es sexo todo lo que buscas?



Español de los hombres
 


1.
      Tengo hambre                          =  tengo hambre
2.
      Tengo sueño                            =  tengo sueño
3.
      Estoy cansado                         =   estoy cansado
4.
      Bonito vestido                          =   bonito escote
5.
      Te quiero                                =   follemos
6.
      Me aburro                               =   ¿quieres que follemos?
7.
      ¿Bailas?                                  =    me gustaría follar contigo
8.
      ¿te puedo llamar?                     =    me gustaría follar contigo
9.
      ¿quieres ir al cine?                    =    me gustaría follar contigo
10.
   ¿te puedo invitar a cenar?           =   me gustaría follar contigo
11.
    Esos zapatos no te van con el vestido  =  soy gay
 



Feliz noche de sábado  :-D






martes, 11 de marzo de 2014

"HAY FINALES QUE SON FELICES, Y OTROS QUE SON NECESARIOS"




No se me ocurre nada nuevo. Esto es lo que sentí el día que ocurrió, el día que lo colgué por aquí, y también es lo que siento hoy. Hay finales que son felices y otros que son necesarios. Como el de la violencia.


Aquella mañana, como de costumbre, me desperté con Iñaki Gabilondo. A los pocos minutos interrumpió su programa para dar la noticia del "accidente". Hablaba de heridos. A las pocas horas, de masacre. Le escuchaba en mi coche mientras me dirigía hacia la oficina y no podía parar de llorar...
Lo que más me impactó ocurrió donde solía tomar mi cafe mañanero con una compañera de curro. Ninguna de las personas del bar parecía inmutarse con la barbarie que estaban retransmitiendo en las noticias de la tele. Le expliqué a mi compañera mi impotencia, preguntándole, preguntándome, qué coño le pasaba a la gente. Ella me respondió: "Quilla, no te lo tomes así, no vale la pena ¡la vida sigue!"

Un amigo que está en la India me ha dicho que no ha podido continuar con lo que estaba haciendo después de escuchar esta canción, pero que está bien que se lo haya recordado, que aquí la gente se olvida de todo...Yo le he respondido que me alegra que le haya hecho recordar y emocionarse. Que me ha ocurrido lo mismo. Que es verdad que la gente se olvida de todo...Y que así nos va...








Para todos ellos, y los que dejarón atrás.









Amanda Flores



Copyright © 2013 El baúl de Amanda All rights reserved.