miércoles, 29 de octubre de 2014

"NI SANTAS, NI PUTAS, SÓLO MUJERES"



Quiero decir a las mujeres del mundo entero que vuestro movimiento de liberación no ha hecho nada, porque está en manos de mujeres muy estúpidas. Son reaccionarias, no revolucionarias. De otra forma, lo más simple e importante, la primera prioridad, es que las mujeres deberían exigir un voto separado, para que las mujeres sólo puedan votar por mujeres, y los hombres sólo puedan votar por hombres. Sólo un simple y único paso, y la mitad de todos los parlamentos del mundo estará ocupado por mujeres. Y las mujeres estarán naturalmente en el poder, porque el hombre, por naturaleza, tiene tendencia a luchar. Él creará partidos, partidos políticos, ideologías religiosas, en torno a cosas pequeñas, menores, triviales. 

De forma que si las mujeres de un parlamento forman un solo voto, la otra mitad, la de los hombres, estará dividida al menos en ocho o diez partidos. El mundo entero puede llegar a manos de las mujeres. Y las mujeres no están interesadas en las guerras, las mujeres no están interesadas en las armas nucleares, las mujeres no están interesadas en el comunismo o el capitalismo. 

Todos estos «ismos» salen de la cabeza. A las mujeres les interesa estar alegres, las pequeñas cosas de la vida: una casa bonita, un jardín, una piscina. 
La vida puede ser un Paraíso, pero va a seguir siendo un infierno a no ser que se retire al hombre del poder de una vez por todas. Y se le puede retirar muy fácilmente. 

OSHO / El Libro De La Mujer




Hace unos días un amigo me confesó que tras leer el post Me cago en tu puta madre, la novela se había quedado a medias: le había cortado todo el rollo que yo pusiera un artículo (de otro amigo) como parte de mi historia. 
En realidad lo hago cuando me apetece compartir algo con mucha gente. Quizá es porque lo que cuelgo lo hago un poquito mío. Le ocurre a muchísima gente: a la gente le gusta algo, una frase, un chiste bueno, una idea genial, lo que sea, y tiende a hacerlo suyo y a no decir de dónde lo ha sacado. Al fin y al cabo a casi todos nos gusta ponernos medallitas.
 Después de un período de observación he descubierto que los hombres (del sexo varón) tienen más tendencia que las mujeres (del sexo hembra) a esto del medalleo. He descubierto que la mayoría de mujeres con las que he tropezado últimamente no son conscientes del potencial que albergan; no saben que en su interior hay una heroína que lleva entre manos la empresa más delicada: su  Hogar. Que no se trata de ser santas o ser putas, se trata sólo de ser  mujeres.
 Bueno, en esas cosas tenía la mente cuando me he tropezado con algo...y lo siento por mi amigo, pero después de  leer este texto de Osho no me queda más remedio que ponerlo por aquí. Creo que cosas como esta deben compartirse, deben ser leídas para que de una vez las mujeres aprendamos a admirar en lugar de envidiarnos, a perdonar y a perdonarnos. Para que las mujeres, en fin, asumamos que no queda tan lejos el Paraíso.  





Quiero decir a las mujeres del mundo entero que vuestro movimiento de liberación no ha hecho nada, porque está en manos de mujeres muy estúpidas. Son reaccionarias, no revolucionarias. De otra forma, lo más simple e importante, la primera prioridad, es que las mujeres deberían exigir un voto separado, para que las mujeres sólo puedan votar por mujeres, y los hombres sólo puedan votar por hombres. Sólo un simple y único paso, y la mitad de todos los parlamentos del mundo estará ocupado por mujeres. Y las mujeres estarán naturalmente en el poder, porque el hombre, por naturaleza, tiene tendencia a luchar. Él creará partidos, partidos políticos, ideologías religiosas, en torno a cosas pequeñas, menores, triviales.
De forma que si las mujeres de un parlamento forman un solo voto, la otra mitad, la de los hombres, estará dividida al menos en ocho o diez partidos. El mundo entero puede llegar a manos de las mujeres. Y las mujeres no están interesadas en las guerras, las mujeres no están interesadas en las armas nucleares, las mujeres no están interesadas en el comunismo o el capitalismo.
Todos estos «ismos» salen de la cabeza. A las mujeres les interesa estar alegres, las pequeñas cosas de la vida: una casa bonita, un jardín, una piscina. 
La vida puede ser un paraíso, pero va a seguir siendo un infierno a no ser que se retire al hombre del poder de una vez por todas. Y se le puede retirar muy fácilmente.

OSHO / El Libro De La Mujer


Namaste

Amanda Flores



2 comentarios:

Gracias por LEER.