jueves, 31 de diciembre de 2015

LA VIDA NO ES COMO UNA CAJA DE BOMBONES






Elegir no ser normal tiene su puntito. En muchos casos se pasa uno  gran parte de la vida puteado por la masa simplemente por ser diferente. Eso es al menos lo que se cree. Hasta que se empieza a entender  que la palabra "perdón" es un lastre demasiado pesado para llevar en la mochila. Es cuando se llega al nivel "Comprensión". Y a partir de ahí todo se vuelve ligero y liviano como el aire.

 En este momento de mi vida me siento afortunada por Comprender. Al fin.
 La vida no es como una caja de bombones. No, Forrest, no. La vida es como una caja de herramientas. Se nos entrega nada más nacer, nosotros elegimos cuales vamos a utilizar en cada momento, o también, no abrir la caja. Podemos morir después de haber vivido una vida plena, y también podemos morir sin ni siquiera haber llegado a vivir...Depende del uso que hagamos de las herramientas y de cuales elegimos. Si es que llegamos a elegir.

Si alguna vez en la vida cuestioné mi suerte, hoy, más que nunca, me considero una persona afortunada. Por haber llegado hasta aquí. Por seguir respirando cada mañana. Porque puedo comer tres veces al día. Por poder ducharme con agua caliente. Porque puedo  caminar junto a  mi perro por la pradera que hay cerca de casa... Porque tengo un techo bajo el que cobijarme. Pero sobre todo, por comprender...

Agradezco a la vida los padres que me ha dado. La educación que me dio mi madre. Ni mejor ni peor, simplemente la que ella pudo y supo darme.
Agradezco a la vida haber parido a una hija. De no ser así nunca hubiera comprendido lo que significa ser madre.
Agradezco la familia que me ha tocado porque gracias a ellos he comprendido lo que significa realmente ser familia.

Agradezco haberme podido topar con todas y cada una de las personas que se han cruzado por mi camino.  De todas aprendí algo de una u otra manera. De todas. Gracias. Gracias a todos y a todas. Gracias porque gracias a todos hoy soy lo que soy. Alguien normal. O no. Pero en todos los casos, alguien libre. Tan libre como para abrir la caja de herramientas y elegir. Por fin...

Me quedo con los amigos, con las personas, que no me han dado consejos, sino lecciones.
Algunas veces pienso que nadie debería padecer cáncer. Otras, en cambio, pienso que todo el mundo debería experimentarlo. Cualquier parecido del antes con el después es pura coincidencia.
 Ahora soy feliz con mis limitaciones. Lo soy porque he comprendido que el ser humano no tiene límites, que, en realidad somos diamantes tomando forma.
Confieso ser un epécimen raro que no ha leído las "50 sombras de Grey". Ni falta que hace. Lo cierto es que la Luz ya no me deja ver las sombras.

Me he dado cuenta de que la vida no es una carrera de obstáculos, que los obstáculos los pone uno. La vida te pone pruebas, te envía señales... por eso te regala nada más nacer una caja de herramientas, para que puedas superar las pruebas e interpretar las señales. En ti está utilizarlas o no. Vivir o sobrevivir. Ser parte de la masa o formar parte de la excelencia. Tú decides.

Sí... elegir no ser normal tiene su puntito, sobre todo, en este momento de mi vida, justo cuando he comprendido que la vida empieza a los 50, que lo anterior solo ha sido un entrenamiento.

 En este momento de mi vida, solo puedo desear salud a todas las personas que amo, dar las gracias por estar viva...Me parece una bobada desear por inercia un feliz año nuevo; en este momento de mi vida, para algunas cosas, como Meryl Streep, ya no tengo paciencia.







"Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere.

No tengo paciencia para el cinismo, críticas en exceso y exigencias de cualquier naturaleza. Perdí la voluntad de agradar a quien no agrado, de amar a quien no me ama y de sonreír para quien no quiere sonreírme.
Ya no dedico un minuto a quien miente o quiere manipular. Decidí no convivir más con la pretensión, hipocresía, deshonestidad y elogios baratos.
No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica. No me ajusto más con la barriada o el chusmerío.

No soporto conflictos y comparaciones. Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible.

En la amistad me desagrada la falta de lealtad y la traición.
No me llevo nada bien con quien no sabe elogiar o incentivar.
Las exageraciones me aburren y tengo dificultad en aceptar a quien no gusta de los animales.
Y encima de todo ya no tengo paciencia ninguna para quien no merece mi paciencia"


Meryl Streep


La vida es una aventura maravillosa, o no. Tú decides... 





Que la Fuerza te acompañe.

Silvia Herrera

martes, 17 de noviembre de 2015

PUTAS DE ALTURA







Hace unos días hablé por primera vez en persona con alguien que conocí a través de una red social. Contactamos hace unos meses porque nuestros nombres y apellidos son iguales. Además, vivimos en el mismo pueblo. Como poco, es curioso. Lo que  resulta más divertido es que mi tocaya de nombre y apellido es azafata de vuelo, que es justo lo que servidora quería ser de mayor cuando era chica.

Mi padre viajaba  bastante al extranjero por motivos de trabajo: Italia, Holanda, Suiza, Alemania, Noruega, Suecia y un largo etc. No tiene más remedio que venirme de ahí mi vena nórdica... Me encantaba ir a recibirle al aeropuerto. Resultaba fascinante ver a la tripulación del avión avanzando entre la gente, como si caminaran a cámara lenta... igualito que Sully y Mike Wazowsky  en Monstruos S.A... perfectamente uniformados, como recién salidos de un catálogo de moda de otro planeta... No tiene más remedio que venirme de ahí mi sueño de convertirme en azafata.

El trabajo de mi madre consistía en cuidar de los siete hijos, siete, que quedaban a su cargo. El sólo hecho de pensarlo ahora me produce vértigo, urticaria, taquicardia y una profunda admiración por esa mujer, adelantada a su tiempo, que por su educación -  como la mayoría de las  mujeres de aquella época - tuvo muy pocas oportunidades de desarrollarse como persona.

  Ya de pequeña yo tenía algunas pistas de lo que significaba ser mujer en una sociedad machista. No sólo se nace mujer, además se nace hija, hermana, esposa, madre, y, algunas veces, persona. Lo compruebo cada día cuando paseo y me encuentro con alguna conocida -  casi siempre mujer -  que rara vez me pregunta cómo me va, o si he alcanzado mis expectativas profesionales, si estoy feliz con la vida que tengo, si me gusta el café con leche, o si me extirparon las almorranas que durante años sufrí  en silencio, yo qué sé... casi siempre hacen las mismas preguntas:

- ¡¿Y tus niñoos?!, ¿qué hacen?, ¿dónde viven?, ¿a qué dedican el tiempo libreee...?

No importa que tu niñ@ tenga 20 años y viva su vida desde hace tiempo en el extranjero. Da igual.Te preguntan porque parece que la vida de tus hijos es el termómetro del éxito que has cosechado en la vida. Sobre todo si eres mujer. Aunque la realidad es que por muy bien que lo hagas, tener hijos es como una especie de lotería y  nadie te garantiza que tenga premio.

El caso es que desde pequeña y con ese panorama, yo  tenía decidido que de mayor quería ser azafata de aviones. Como mi tocaya. Viajar por todo el mundo, ganar pasta, y conocer a gente diversa. Algunas personas ven a las azafatas como simples camareras-sirvientas. A otros, en cambio, les dan mucho morbo. Por el uniforme, por el hecho de que sea una mujer la que les va a mimar durante el trayecto, porque algunos ven en ellas una especie de madre, esposa, novia o gheisa. O todo junto. Y eso, pone todavía más...
¿A quien no le mola tener  una batallita zezuár en el aire para contar a sus colegas y/o a su ego ...?
Son  matemáticas puras. Para muchos hombres tener una aventura con una azafata en el baño del avión debe de tener bastante morbo. Y como se supone que ese es el sentir general, de vez en cuando sale a la luz una historia que conjuga las palabras, baño, avión, azafata, sexo y dinero. Mucho dinero.

Cuando leí la noticia en un diario digital el pasado 2 de octubre pensé que lo escueto de la información y de datos contrastados podría ser debido a la premura por publicarla, y que saldría algo más relacionado con la misma, aparte de los datos que propagaron - como un reguero de gasolina ardiendo -  todos los medios de comunicación. Datos idénticos en todos y cada uno de los medios que convirtieron en viral una noticia sin fundamento .




Algunos de los titulares que los medios extranjeros y españoles se apresuraron a publicar, decían lo siguiente:


-  "Despiden de forma fulminante a una azafata por acostarse con pasajeros en pleno vuelo"

- "La protagonista del escándalo aprovechaba las travesías de larga distancia para cobrar a sus clientes casi 2.000 euros por un "servicio especial en el vuelo".

- "...lo que no debió valorar es que acabaría costándole el puesto. Y es que, cuando la compañía aérea para la que trabajaba - solo ha trascendido que es una aerolínea de Arabia Saudí - tuvo constancia de que su empleada estaba ganando cerca de 900.000 euros al año por mantener relaciones sexuales con los pasajeros, decidió despedirla de forma fulminante."

- "...el jugoso negocio fue descubierto cuando la azafata mantenía sexo con uno de sus clientes en los servicios de un avión. Ahora no solo ha perdido su empleo, sino que las autoridades sauditas podrían expulsarla del propio país, según informa el "Daily Mail".


Y así, un laaaargo etcétera. Lo que resulta - como poco - llamativo, es lo surrealista de la "noticia":

No dicen el nombre de la azafata, ni su procedencia (país, estado, provincia...), ni la aerolínea para la que trabaja. Ni si le gusta más la fresa que la nata; si es alta, baja, rubia; si contactaba con sus clientes por internet o mediante señales de humo; si tenía un/a cómplice, si el sobrecargo - que supuestamente la pilló in fraganti con su cliente - se quedó mirando,  cerró la puerta, o se desmayó. No se sabe si su cliente estaba casado, cansado, si vestía  de manera casual,  con chaqueta y corbata, si llevaba calcetines de ejecutivo, una chilaba o un casco de minero. No se sabe. 

Ha pasado más de un mes y medio y no se ha vuelto a saber de la misteriosa azafata- fantasma que ganaba un montón de pasta manteniendo sexo con-sentido con los pasajeros. Nunca más se supo de una noticia machista que encubre un terrorismo que solo en España se ha cobrado seis víctimas en los últimos tres días. Da para pensar. Es solo la punta del iceberg. No se sabe cuántas mujeres sufren violencia física o psicológica cada día, ni cuántas más morirán bajo el manto de una igualdad inexistente en un mundo supuestamente moderno que no solo  alienta, sino que difunde mundialmente noticias-mentira como las de una azafata, que no puso en peligro a nadie, ni estrelló el avión porque le dio el siroco, ni robó, asesinó o echó un mal de ojo al pasaje, sino que ganó mucho dinero por acostarse - supuestamente - con pasajeros sin nombres ni apellidos que viajaban en el baño de un avión fantasma.

Lo que prevalece en el fondo y en la forma de una ficción convertida en noticia, es que su protagonista es mujer. Suficiente como para "alertar" a las masas de una oveja descarriada inexistente a la que de paso se lapida subliminal y verbalmente, y se muestra ante la sociedad como el ejemplo de lo que NO tiene que hacer una mujer: ser azafata, viajar, conocer gente y ganar mucha pasta,  pasándolo bien, ¿¡ehh...!?
Vaya... pero si es lo mismito que yo soñaba de chica con  ser de mayor...

Y luego nos quejamos del terrorismo... A ver cuando carajo nos enteramos de que el terrorismo comienza en muchos, muchísimos hogares, solapado bajo un machismo insertado perfectamente en la sociedad, como lo están la playesteichon, el WhatsApp, la corrupción, el desempleo, o el notengowifi. Es un suponer.
Da para pensar.. hagas lo que hagas, si eres mujer, te desarrollas, creces como persona, tienes un trabajo que te gusta, ganas mucho dinero, viajas y haces lo que te pide el cuerpo con quien te da la gana, tienes todas las papeletas para que te maten, o te coloquen automáticamente en el saco de las putas de altura.
 Y para muestra, un botón.



Amanda Flores



lunes, 14 de septiembre de 2015

VIVIR PARA CONTARLO


Cuando supe que Pablo Ráez se ha marchado, no pude evitar llorar y al mismo tiempo sonreír.
Hace un año y medio escribí un artículo acerca de lo temerario que puede ser confundir la actitud valiente de un enfermo de cáncer, o de lo que sea, con la de colgarle el sambenito de guerrero, luchador o peleón. No se trata de cuánto o cómo se lucha, sino de la actitud que adoptas ante lo que te toca afrontar. Eso es lo que nos hace realmente genuinos.
Pablo Ráez no es el símbolo de una lucha sino de una actitud ante la vida. Su vida en este mundo tenía fecha de caducidad el pasado 25 de febrero. Con su actitud positiva y su constancia llegó a disparar la donación de médula en un 1000% .  Siempre le he considerado un valiente por su actitud ante la vida, no un guerrero o un luchador. No tiene nada que ver: los mayores cobardes que conozco se ocultan bajo deslumbrantes armaduras.






14 de Septiembre 2015

Ryszard Kapuscinski (periodista, historiador, escritor, ensayista y poeta) escribió:

Confucio ha dicho que como mejor se conoce el mundo es sin salir de casa. Y no le falta razón. No es imprescindible desplazarse en el espacio; también se puede viajar hasta el fondo del alma.

Una amiga me dijo que cuando cumples los 50 te sale una especie de tobogán desde la cabeza hasta los pies. Mi amiga es sabia y fuerte. No le ha quedado otra opción. La lista de mujeres que hemos sobrevivido, entre otras cosas, a tener como pareja al mismísimo primo hermano de Norman Bates, se podría dilatar con muchos nombres más. El precio que hemos tenido que pagar por nuestra libertad y supervivencia ha sido la envidia, la incomprensión y, en muchos casos, la enfermedad.

Cada segundo de cada mes que estuve lidiando con el cáncer tuve claro que la sanación no sería posible solamente con la medicina tradicional.  Abracé la dieta alcalina; trataba de sanar la mente, de encontrar la paz espiritual y también, sacar fuera de mí cualquier pensamiento o situación que pudiera hacer daño a mi estado emocional. Esto último fue lo que más me costó; por todo un poco. Hasta que un día leo  un artículo en un periódico y decido ponerme el mundo por montera y escribir mi verdad.

Ryszard Kapuscinski se percató hace años de que cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante.

El artículo, que leo en un periódico digital, retrata a la perfección esa idea. El titular dice lo siguiente:

Como superar un cáncer de mama y escalar el Kilimanjaro”

Con dos cojones – me digo - . El artículo está adornado con fotos de algunas de sus protagonistas posando durante la hazaña de subir la montaña africana, acompañadas de un guía, varios sherpas experimentados en el terreno y un fisioterapeuta. Además, el artículo incluye declaraciones de sus protagonistas, tipo:

El viaje merecerá la pena si hay una persona que nos ve y piensa: Yo también puedo”.

La decisión no resulta fácil, pero conté con el apoyo de mi marido, mi familia y del equipo médico, aunque fui víctima de alguna incomprensión”


No quiero creer que quienes forman parte del Negocio - con mayúscula - que han montado para glorificar a cinco mujeres que han superado un cáncer,  sean conscientes de los daños colaterales que pueden acarrear a miles de personas que han luchado, están luchando o vivirán en el futuro la experiencia de padecerlo; más que nada, porque vivimos en una sociedad  manipulada por los medios de comunicación que, inmediatamente, convierte en un dogma todo lo que lee en un periódico, escucha en la radio y al vecino de enfrente, aunque no se molesten en contrastarlo, o no tengan ni idea de qué va la película.

He procurado tratar este tema con mucha delicadeza, en cierto modo, para evitar que algunas personas se sintieran aludidas: en absoluto es esa mi intención. Pero resulta que en poco más de dos semanas cumpliré 50 años, contra todo pronóstico, y creo que el mejor regalo que puedo hacerme no es otro que contar lo que pienso y lo que siento.

Parece que, de la misma manera que hemos olvidado que cada uno de nosotros es un ser único e irrepetible, lo hacemos también con sus circunstancias. La ignorancia lleva a exigir a alguien que padece cáncer a que se comporte y reaccione como si tuviera la misma patología de otra persona que no tiene absolutamente nada que ver con la suya. Muchos culpan a quienes enferman por tener una u otra manera de ser; a veces el cáncer es el resultado de situaciones indeseadas y mal gestionadas, pero no por ello mereces que te ocurra algo así. A veces, es solo cuestión de suerte que las circunstancias que te rodean se vuelvan todavía mejores o peores; como ocurre a millones de seres humanos que padecen enfermedades, guerras o, simplemente, repulsa social por pertenecer a un determinado país, etnia o religión.

Yo tuve la mala suerte (o la buena, según se mire) de no recibir la ayuda necesaria que se espera en estos casos por parte de la familia. En cambio, sí recibí críticas, e incluso, algunos se atrevieron a reprocharme mi “debilidad”. Alguien de mi familia llegó a decirme en toda mi cara y en toda mi calva que “exageraba”.

En junio de 2013 me diagnosticaron un Linfoma No Hodking pulmonar de células grandes, agresivo. En mi pulmón derecho una “masa” de nueve centímetros y otras de menor tamaño, a modo de satélites, hacían que solo hablar me costara el mismo esfuerzo que escalar una montaña en vertical. También tenía afectados el bazo, la pleura y el hígado, donde había comenzado la metástasis. Estaba en Estadio IV y tenía todas las papeletas para irme a criar malvas.

Afronté sola con mis médicos la información que ellos tenían a bien facilitarme. También tuve que pasar muchos días y muchas noches sola en casa y en el hospital, cuando apenas podía levantarme de la cama para ir al baño, alimentarme, o tomar mis medicinas. Tenía que estar alerta para tomar e inyectarme yo misma la medicación que me prescribían, además de todas las quimioterapias y tratamientos venenosos que me dejaban absolutamente hecha mierda. A pesar de ello, inconscientemente, y para ganar la aprobación de “los míos” realicé un esfuerzo sobre humano para sobrevivir a lo que mis médicos consideran un milagro. Me imponía retos cada vez más complicados, como cuando, todavía convaleciente, casi sin poder sostenerme de pie, recorrí más de 800 km en coche, sola, para pasar una semana en un lugar donde “recuperarme” un poco. Regresé a casa hecha papilla y tardé varias semanas en poder  salir de nuevo a la calle. Casi mando al traste todo lo que había conseguido. Intenté demostrar lo fuerte y luchadora que era cuando, en realidad, no tenía que demostrar nada a nadie

La mejor forma de conocer el mundo es hacer amistad con el mundo. Existe una conexión entre nuestro destino personal y la presencia de miles de personas y cosas de cuya existencia no sabíamos o no sabemos nada y que pueden influir, de hecho influyen, del modo más asombroso, en nuestra vida y su desarrollo, de tal forma que, al menos por nuestro propio interés deberíamos esforzarnos en conocer no sólo lo que está aquí sino también lo que está allá, en algún lugar a gran distancia en nuestro planeta.

De nuevo, Kapuscinski.

Mi buena suerte ha sido contar con personas, sobre todo, amigas y amigos, que se preocuparon todo el tiempo y se ocuparon cuando buenamente pudieron, pero, sobre todo,  personas que no se dejaron llevar por la falsa realidad que ofrecen la mayoría de los medios de comunicación y los ignorantes que se afanan en difundirla e interpretarla a su antojo. 

Ojalá llegue el día en que contemplemos historias de personas anónimas que han hecho y hacen lo humanamente posible e imposible para continuar con sus vidas. Historias de personas que han logrado proezas mucho mayores en su día a día que escalar el Kilimanjaro con un séquito,  para demostrarle al mundo lo fuertes que son. Se trata de no confundir al mundo con la idea falsa de que quien no gana la batalla al cáncer es porque no se ha esforzado lo suficiente, y que no es digno de ser tenido en cuenta. En mi opinión, todas y cada una de las personas que he visto afectadas por el cáncer son héroes. No sólo por la dureza de la experiencia, sino porque muchos se sienten culpables por traerla a su familia; como si no tuvieran ya bastante con lo que tienen encima.

Ojalá que tomemos consciencia de que el mayor logro que puede alcanzar cualquier persona afectada por el cáncer, es el de dar las gracias cada noche por el día que nos ha sido regalado; dar gracias por empezar un nuevo día, cada mañana, agradeciendo la oportunidad de vivir una nueva aventura, en esto que llamamos vida.

Estoy feliz por poder escribir todo esto, por haber llegado hasta aquí. Con un tobogán que sale desde mi cabeza y llega hasta mis pies. Un tobogán por donde resbala toda la mierda que han intentado o intentan arrojarme. Siento que he renacido y que mi oruga se transformó en mariposa. Siento que, al menos yo, no sólo pasé el examen sino que he aprobado con sobresaliente, porque he comprendido que no tengo que demostrar nada a nadie, que no debe afectarme la ignorancia o falta de humanidad de los demás, y sobre todo, que el mayor logro, el mejor regalo que puedo tener después de pasar por todo lo que he pasado, es poder vivir para contarlo. Ahora sí, con la serenidad, la felicidad y la sabiduría que te procura la experiencia.


A Pablo. Buen viaje.







jueves, 20 de agosto de 2015

LOVIS INDI ER





Si la sutileza se encontrara en mi lista de cualidades diría que últimamente me he sentido ligeramente indispuesta, pero como todavía no lo he conseguido (ser sutil) comenzaré diciendo  que llevo varias semanas bastante averiada y no he podido escribir. Algún día contaré sin tapujos sobre algunas cosas que son molestas socialmente, como por ejemplo, estar doliente y a pesar de ello ser feliz, aunque por el momento prefiero deleitarme contemplando el arte de ser sutil.
 Lo cierto es que ha ocurrido algo como una señal en esta, mi renovada vida, que me ha hecho comprender que ya nada volverá a ser lo mismo: ¡se casan! Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa se darán el sí quiero en este recién estrenado año.

Isabel es el icono de la sutileza por excelencia; experta en decir lo que no se oye, indicar lo que se presiente o desvelar lo que no se ve; nada que ver con otro icono de la belleza como era Marilyn Monroe. Rubia, sexy, sensual, sexual. Con un cociente intelectual de 165 y tan natural como para soltarle al mismísimo Einstein:
"¿Qué dice, profesor?... deberíamos casarnos y tener un hijo juntos ¿Se imagina un bebé con mi belleza y su inteligencia?"
A lo que Einstein respondió:
"Desafortunadamente temo que el experimento salga a la inversa y terminemos con un hijo con mi belleza y su inteligencia".

Si la que estaba frente a Albert Einstein en aquella reunión hubiera sido Isabel Preysler no sólo se hubiera casado con el premio Nobel de Física sino que hubieran tenido un hijo. Un Einstein  Preysler. Fijo.
Las biografías de Marilyn e Isabel Preysler tienen muchas cosas en común: se casaron tres veces. El primer matrimonio de la actriz  fue a los 16 años con un ex-capitán de fútbol que le fue infiel. Isabel se casó por primera vez de penalti a los 19  con un ex-jugador de fútbol que se convirtió en una estrella de la canción y que también se hizo muy famoso por ponerle muchos cuernos.
El segundo marido de Marilyn fue un jugador de beisbol de los New York Yankees. Y el tercero fue un intelectual ganador de un premio Pullitzer.
 Isabel se casó de segundas con un aristócrata al que dejó para casarse por tercera vez con un conocido y reconocido ministro del que enviudó hace poco.


He crecido con las revistas del corazón. En casa de mis padres, en las peluquerías, en el dentista, en las montañas, en los valles, en los prados. Sé más de la vida de Isabel que la de cualquiera de mis hermanos, y tengo muchos. En incontables ocasiones he presenciado conversaciones donde no solo hablaban de ella sino que se la etiquetaba y juzgaba. No sé cuántas veces he oído decir que es una "puta fina". Sí, en este país de envidiosos donde una enfermedad endémica como es el machismo salvaje - que se ha cobrado más víctimas que el terrorismo -  está muy mal visto que una mujer tenga 5 hijos de tres matrimonios, que se las arregle para no ser nunca la amante sino la señora, que tenga la inteligencia suficiente para hacer creer al mundo que los poderosos y ricos son sus maridos cuando la realidad es que ella genera más dinero y ostenta más poder que cualquiera de ellos. Sí, en este país de envidiosos -  donde algunas señoras calzan el doble de machismo que muchos hombres - está muy mal visto que una mujer haga lo que le sale del moño. Sobre todo si presume de una figura envidiable, practica natación, monta a caballo, juega al tenis y al bádminton, dedica gran parte de su tiempo al yoga y alimenta su cuerpo como un verdadero templo. No sé, pero da la impresión de llevar  una vida muy saludable, de que se quiere. Y sobre todo, da la impresión de ser feliz.  Quien crea que una mujer de 65 años que tiene 5 hijos, se ha divorciado dos veces, ha enviudado otra,  y a la que se le ha muerto parte de su familia no ha tenido motivos para estar triste es un completo idiota. Sin embargo ahí está el secreto y la sutileza de su éxito, con los hombres y con el resto del mundo interestelar: irradia felicidad. 
Sí, ser sutil  es un arte al alcance de unos pocos. Ya me gustaría a mí manejarlo como ella, pero me pasa lo que a Chus Lampreave en "Mujeres al borde de un ataque de nervios"  que dice que ella es testiga de Jehová y que tiene que decir la verdad toda la verdad y nada más que la verdad, que ya le gustaría a ella poder mentir, pero que eso es lo que tiene ser testiga.

El  rosario de amantes  que tuvo Marilyn  no impidió que se sintiera, sufriera y muriera sola. Los versos rescatados en uno de sus cuadernos recientemente retratan a una Marilyn insegura, asustada, que no llegó a quererse, que  buscó consuelo en multitud de hombres y que no logró zafarse de la sensación de abandono que la acompañó desde niña. Un padre ausente, una madre desequilibrada, hogares de acogida y agresiones varias fueron el terreno donde la fama y la gloria no tuvieron nada que hacer para persuadirla de que su suerte había cambiado.
En cambio la reina de los azulejos y de los bombones procede de una acomodada familia de Filipinas que tuvo a bien "exiliarla"  a casa de sus tíos en  España para evitar una relación sentimental no deseada por sus padres. Puede que se sintiera contrariada pero no creo que llegara a sentir ni de lejos la sensación de soledad y abandono que acompañó toda la vida a la novia de América.



Marilyn nunca llegó a descubrir el amor natural que sentían hacia ella. En realidad nunca llegó a sentirse querida, aunque era aceptada porque a pesar de todo se la presentía infeliz. Es lo que tiene la desdicha: te hace especial. Puedes llamar la atención de la gente porque siempre que estés triste te hacen caso, te quieren, te comprenden. Todos cuidan de ti ¿Quién envidia a una persona desdichada?, ¿quién quiere ser hostil hacia una persona desgraciada? Sería demasiado ruin.  Cuando eres desdichado  incluso puedes llegar a ser santo, basta con echarle un vistazo al santoral. Cuando estás enfermo o deprimido los amigos vienen a verte para consolarte. La desdicha proporciona respeto, comprensión y amigos; los mismos que te envidian cuando eres feliz, porque las personas felices hieren el ego de los demás. Cuando eres feliz el mundo entero se vuelve contra ti porque dejas de formar parte del pasado, de la terrible historia que has vivido. Cuando eres feliz dejas de formar parte del tiempo. Doy fe.

En la entrevista sobre "La conciencia e inconsciencia" Alejandro  Jodorowsky dice lo siguiente:

     Toda la vida he luchado por encontrar los métodos o herramientas que permitan el desarrollo de la conciencia... El problema es el nivel de conciencia. No todo el mundo tiene el mismo nivel de comprensión. Por la sencilla razón de que somos dobles. Somos seres racionales que como una pequeña barca navegamos por un gran océano que llamamos inconsciencia... Ahora, acercarse a ese océano de la inconsciencia es un trabajo heroico, mítico, conocerse a sí mismo... Pero pocas personas acometen esta batalla porque estamos atados a la individualidad.
Nos ha sido dado un nombre, nos ha sido dado un sistema psicológico que parte de la familia. Repetimos el pasado, hay una sociedad que nos marca, que nos compromete. Y hay una cultura que nos da unas leyes y unas creencias. Bien, ese es el pasado que nos impide avanzar, por eso hace falta tener la valentía de mirarse a sí mismo e iniciar ese trabajo, trabajar sobre sí mismo. Hay tres posibilidades:
Una, encontrarse a sí mismo de repente, que te reencuentras contigo mismo, por ejemplo en un sueño, algo así como una iluminación repentina.
Dos, porque uno se ha puesto a estudiar, a leer, a re leer, a orar, a trabajar, a seguir pistas... te trabajas... y al final, te encuentras.
Y la tercera, cuando encuentras a una persona caricativa, que ha hecho su trabajo previamente, y te ayuda. Estas son las tres posibilidades.
¿De dónde  procede este miedo a enfrentarse a uno mismo, de expandir nuestras mentes, de expandir nuestras conciencias, de darse la libertad de ser quien uno es, y de no ser lo que otros han querido que seamos?, ¿por qué no lo afrontamos? Bueno, es muy sencillo...
La familia de donde procedemos todos está sujeta a una sociedad y actúa como un clan, como una sociedad cerrada. Ahora bien, el gran miedo de la persona que pertenece a un clan es ser expulsado del mismo...
Y la familia lo utiliza diciendo: "si tú cambias, ya no eres parte de nosotros, si cambias no esperes que te sigamos queriendo". Porque desde la infancia tenemos marcadas determinadas predicciones, caminos a seguir, planes que ya han hecho para nosotros. Y si traicionamos tales planes buscando algo distinto o nuevo sentimos que seremos castigados por la exclusión de ese clan, no siendo queridos más, perdiendo al final la protección del clan... Esto es por lo que no lo enfrentamos. Muchas personas están atadas a su nombre, como lo están a una nacionalidad, como están atadas a un idioma, como están atadas a un sistema de ideas, como están atados a una religión, como están atadas a unas ideas políticas heredadas... Así que, para cambiar tenemos que disolver todo esto... Es el mismo trabajo que hace un alquimista, una tarea de disolución para llegar hasta nuestro verdadero ego, llegar a un ser auténtico porque se puede vivir en la verdad, no en un falso ego.
Nos han puesto un traje ya desde el vientre de la madre y ese traje que todos usamos, en un momento determinado, después llega a ser una cárcel.
Si nosotros logramos eliminar todas esas cosas negativas que uno recibe, ahí queda el diamante... Queda el tesoro que la familia nos comunica. El amor natural que sienten hacia nosotros. Nosotros somos queridos. Uno descubre eso...
Alguien me dijo: "Cuando te encuentras a ti mismo, cuando llegas a ser tú mismo, uno no llega a 'sí mismo', llega a un “nosotros mismos”. Y uno da un paso desde la concepción del individuo, separado hacia la concepción de la humanidad. Si yo pienso como "humanidad" es muy diferente a si pienso como individualidad. ¿Cuál es el espíritu de la individualidad? Bueno... lograr triunfar, ser rico, ser aplaudido, ser bien alimentado,  bien fornicado... es lo que quiere todo el mundo de forma individual, yo deseo no tener dificultades, etc... Quiero ser muy querido, pero ¿cuál es la finalidad de aquel que mira por la humanidad? Hay ahí una gran diferencia... la primera cosa que uno piensa es la supervivencia de la humanidad,  uno no puede enseñar al inconsciente a entender lo racional...  Pero uno puede enseñar a lo racional a hablar el lenguaje del inconsciente... Y así el inconsciente puede comprender. El inconsciente comprende la "metáfora". Te doy un ejemplo muy fácil, hasta un idiota puede comprender: un clarividente estúpido leyó las cartas del tarot a una persona y le dijo "alguien muy cercano a ti va a morir y te costará mucho dinero". Esa persona se obsesionó. Porque cuando una predicción entra en nuestro espíritu, el inconsciente se ve afectado y va a haber una tendencia a que eso se cumpla. Y hasta que esa predicción no se cumpla, la persona no va a estar tranquila. Tendrá miedo. Entonces yo le dije a esa persona: Realiza el acto, ¡realízalo !, haz que ese hecho ocurra. Eso que te ha predicho. Toma algo vivo cerca de ti y haz que te cueste mucho dinero. Entonces cierra la ventana - se trataba de una persona de España - en verano, echa insecticida y mira como muere cerca de ti una mosca. Y bueno, ya está. La primera parte de la predicción está hecha. Después, coge un billete de cinco euros, añade 6 ceros y has hecho 5 millones, enrolla la mosca en ese billete y entiérrala. "Alguien ha muerto cerca de ti y te ha costado mucho dinero". Y la predicción se ha hecho, la persona la ha hecho y la obsesión se ha ido.
¿Cómo ha sido creada la sociedad? Hay unos sueños. Luego esos sueños se convierten en canciones. Después las canciones se convierten en mitos, después esos mitos se convierten en leyes... y así la sociedad está basada en esos mitos. Hay mitos religiosos que sostienen la sociedad. Nosotros podemos dar otra interpretación a los mitos. Y esto es posible porque así los renovamos sin dañar a la sociedad. Porque cuando uno ataca a un mito fundacional de la sociedad, esta tiembla y la pones en peligro porque es su base. Si tú atacas algo sobre lo que la sociedad se sostiene, la sociedad te ataca... y te condena a muerte. Pero si tomas un mito fundacional y lo reinterpretas, esa sociedad empieza a cambiar.

Esta brillante entrevista de Alejandro Jodorowsky ha llegado a mí en el momento justo. Ha sido como reforzar una manera de pensar y de sentir en la que por fin soy consciente de lo que está sucediendo. Y aunque alguno puede preguntarse qué coño tiene que ver todo esto con la Preysler, con Marilyn Monroe o con Mario Vargas LLosa, sí que tiene mucho que ver. En realidad todo está conectado: la razón de  por qué unos triunfan y otros mueren jóvenes convertidos en mitos está muy relacionada con la historia personal de cada uno y de cómo se ha trabajado para convivir con ella, o de cómo se ha trabajado para soltarla.  La grandeza de todo esto es llegar a comprenderlo.  Muchos mueren sin ni siquiera darse cuenta de que han vivido lo que el resto del mundo quería que viviera, atrapados, muchas veces, por un histórico del que les resulta imposible desprenderse. Como Norma Jean, alias Marilyn.
Y luego están los que viven sus vidas exactamente como han decidido vivirla, bendecidos además con una historia personal que han sabido utilizar a la perfección para lograr una forma de vivir envidiada por el resto. Como la Preysler. 

En el fondo casi todos  necesitamos un modelo de vida, un espejo donde mirarnos. Un referente, real o imaginario.
 Marilyn dijo:

"Creo que todo pasa por una razón. La gente cambia para que puedas aprender a dejar las cosas ir. Las cosas van mal para que puedas apreciar cuando van bien. Crees mentiras para que eventualmente aprendas a no confiar en nadie más que en ti mismo, y a veces, las cosas buenas se desmoronan para que cosas mejores tengan lugar".

Isabel es célebre por frases como:

"Hago esfuerzos increíbles para ser puntual" 

¿Por qué nos complicamos tanto la vida para mostrar al resto del mundo lo buenos que somos?... ¿Para qué tantas explicaciones?...Todo es tan simple... Nos han educado en una sociedad enferma en la que ser dichoso se considera una locura. Si sonríes porque sí o si  eres un señor con una trayectoria y decides vivir una historia de amor a los 80 años la gente pensará que te falta un tornillo. Quizá algún día nos percatemos de que lo más sencillo que hay en la vida es SER uno mismo. Que a muchas personas les ocurren cosas trágicas que deciden no hacer públicas, y que en realidad no existe un solo sufrimiento del que no seamos responsables.
 Y si no, que le pregunten a La perla de Manila.
- ¡Love isindieeer...! parece tararear Isabel al ritmo de Jonh Paul Young en las portadas de las revistas  en la sale retratada junto a su pollo, octogenario, enamorado, y premio Nobel.
-  Y al que le pique, que le den -  parece responderle él cautivado -  porque nunca es tarde y aún me quedan sueños que cumplir.
Ahí queda eso.







Volveré.
Amanda Flores






viernes, 16 de enero de 2015

¡UN PREMIO, DOS PREMIOS, TRES PREMIOS!






Josefina Herrera, la creadora del blog "Relatos gráficos", me ha nominado a un premio Liebster Award.
Sería mi primer premio pero lo mismo me caliento y voy a por más, con estas cosas nunca se sabe. Empiezas por un premio, dos premios, tres premios... como la canción de los globos de Gloria Fuertes.


Para poder tener tu Liebster debes cumplir los siguientes requisitos:

1- Agradecer a quien te ha nominado y seguir su blog.
2- Visitar los blogs que han sido nominados junto al tuyo.
3- Responder a 11 preguntas que te haga quien te nominó.
4- Nominar a 11 blogs que tengan menos de 200 seguidores y avisarles que han sido nominados ya sea por su blog o por redes sociales.
5- Realizar 11 preguntas a los blogs que has nominado.

Si no se cumplen estos requisitos sólo estarás  nominada pero no tendrás tu premio, así que atenta.


Al parecer este premio lo conceden Bloguers. La verdad es que cuando me enteré me sentí un poco como Woody Allen, que se pone a dar conciertos de clarinete cuando le cascan un premio.Yo ya me imaginaba dando un concierto, aunque fuese de ronquidos, es que ¡tengo una imaginación!. Lo cierto es que no creo mucho en los premios pero tras leer un poco lo que escriben las personas que me han nominado creo que es una buena idea para conocer un poco a todas esas locas que, como a mí, les dio por poner un cachito de ellas a disposición del mundo mundial y encima, gozar con ello.

Qué menos para agradecer a Josefina Herrera (tocaya mía de apellido y todo) que me haya nominado. Me hago seguidora de tu blog, Josefina, de Chile. Uno de los destinos que me he propuesto para viajar un día de estos que no esté tan ocupada cosechando premios del blog, dando conciertos de ronquidos o echando la primitiva.

Para comenzar responderé a las 11 preguntas de Josefina.

1.- ¿Por qué elegiste ese nombre para tu blog?
       Amanda Flores es la protagonista de mi primera novela que todavía está cociéndose.

2.- ¿Quien es la persona a la que más admiras?
      Desde hace unos 8 años, a mí.

3.-  ¿Perro o gato? ¿Por qué?
       Ni perro ni gato. ¿Por qué no?.

4.- ¿Qué te motivó a abrir tu blog?
      Tengo muchas cosas que contar.

5.- ¿Cómo te imaginas en 10 años más?
      Prefiero vivir los próximos 10 minutos intensamente que imaginar los próximos 10 años.

6.- ¿Cómo crees que te ve el resto?
      Francamente, querida, no me importa.

7.- ¿Cuál es tu lugar favorito en el mundo y por qué?
     Mi casa. Porque es mi casa.

8.- Algo o alguien a quien echas de menos. ¿Por qué?
     La talla 40. Por todo un poco.

9.- ¿Cuál es tu última canción favorita?
      Todas las que me hagan vibrar.

10.- ¿Cómo proyectas tu blog a futuro?
      Me queda todo por hacer.

11.- ¿Cuáles son tus blogs favoritos?
       Cualquiera que me arranque alguna emoción.


En fin, que toca hacer deberes y tengo que nominar 11 blogs con menos de 200 seguidores. He de decir que por el sólo hecho de embarcarse en esta aventura ya merecen toda mi admiración, pero es que encima la mayoría de ellos no son sólo buenos sino que ¡¡molan!! y eso no tiene precio. Para todo lo demás, ya sabes.

Ahí van mis blogs nominados:

1.- Más placer menos dieta   http://masplacermenosdieta.com/mas-inspiracion/
2.- Viajes a un click de la aventura  http://aunclicdelaaventura.com/?p=1609
3.- Aguacate cósmico  http://aguacatecosmico.blogspot.com.es/
4.- Gente Top  http://gentesupertop.blogspot.com.es/2015/01/mi-primer-liebster-award.html#comment-form
5.- ¿Y de verdad tienes tres?  http://ydeverdadtengotres.blogspot.com.es/
6.- Reseñas de una Lolita algo chiflada  http://unalolitaalgochiflada.blogspot.com.es/
7.- Ser Mupsico http://sermupsico.blogspot.com.es/
8.- La loca de los viajes http://lalocadelosviajes.com/
9.- 4 brujillas y media http://www.4brujillasymedia.com/2013/09/www4brujillasymediacom-yujuuuuuu.html#.VLhT-9Lz3Co
10.- Diariodeunasabelonada http://diariodeunasabelonadablog.blogspot.com.es/?m=1
11.- Panqueque life  http://panquequelife.blogspot.com.es/


Y ahí van las preguntas que les hago a las nominadas :

1-  ¿Te gustaría vivir 100 años o más?
2-  ¿Crees en el matrimonio?
3-  ¿Cada cuanto tiempo echas a lavar el pijama?
4-  ¿Escribes pensando en los demás o en ti?
5-  ¿Crees en los premios?
6-  Para vivir, ¿España o o Suiza?
7-  ¿Te lo mereces?
8-  ¿Crees en la soltería por vocación?
9-  ¿Cocina de casa o Restaurante?
10- ¿Las enfermedades son producto de las emociones?
11- ¿Langostinos o gambas?

Bueno, eso es todo, amigos. Creo que ya hice mis deberes. Ahora sólo me queda darles la buena nueva a las agraciadas y me piro al sobre que me duelen los codos. Tendinitis lo ha llamado mi doctora. No lo quiero ni pensar. Como decía mi madre que en Gloria esté:

-  "Hija mía, cuando no estás presa, te andan buscando"

Mi madre, sabia mujer...
 En fin, buenas noches y buena suerte.


Amanda Flores
 
                                                  Copyright © 2015 El baúl de Amanda All rights reserved