lunes, 11 de junio de 2018

EL KARMA NUNCA PIERDE UNA DIRECCIÓN





Querido diario:

A primera hora de la mañana he sufrido un ataque de ansiedad. Estoy padeciendo la nula profesionalidad de la persona a la que encargué un trabajo de reforma. No voy a entrar en detalles por el momento; esta mañana un piso de 60 metros, en obras, patas arriba, me pareció suficiente como para alterarme y sufrir un ataque de ira por los daños colaterales que las múltiples negligencias del "profesional" al que confié mi cachito de lugar en el mundo me está ocasionando. Luego, continué llevando a cabo gestiones, miré el correo... Dejé para lo último mirar en facebook las notificaciones. Y me he encontrado este video que ha colgado una amiga. La pobre no tiene ni idea del favor que me ha hecho...Gracias, Mercedes. Se ven las cosas de otra manera... No llegamos a ser ni una micro partícula de lo que conforma este grandioso Universo. Me quedo con eso. El resto, llegará... Cada uno recogerá lo que ha sembrado y recibirá lo que dio. El karma nunca pierde una dirección.





El Diario de Amanda Flores (sólo para valientes). Todos los derechos reservados.All rights reserved

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por LEER.