domingo, 27 de enero de 2019

FALSAS APARIENCIAS





A veces no todo es lo que parece. A veces,  cuando llegamos al lugar con el que hemos soñado tantísimo visitar, nos sentimos engañados por lo que encontramos.  A veces, un palacio es una cárcel y un apartamento de cincuenta metros es una ventana al cielo. A veces,  lo que parece un amigo oculta un interés. A veces, lo que aparenta ser una persona sana es un ser profundamente enfermo y, por lo contrario, alguien cuyo historial médico da miedo, goza de una salud envidiable. A veces, detrás de una persona aparentemente sola se encuentra un alma que se ha encontrado a sí misma y en cambio detrás de alguien que exhibe tener una estupenda salud familiar y social, incluso con cientos de seguidores en Redes Sociales, se oculta una persona tremendamente sola. A veces, detrás de una persona rica hay alguien tan pobre que solo tiene dinero y, sin embargo, detrás de alguien que apenas sobrevive con sus ingresos se averigua a un millonario. A veces, detrás de alguien que aparenta ser como una fortaleza inexpugnable se encuentra una persona sencilla y agradecida. Por todo y con todos. A veces, el interior de muchos triunfadores alberga seres ingratos con quienes le ayudaron de una u otra forma a alcanzar el éxito. A veces, muchas veces, nada es lo que parece.

El "Descubrimiento semanal" del Spotify se ha llenado de corazones y de canciones románticas. Se acerca el día de San Valentín. Un año más en mi agenda no hay nada especial ese día en cuanto a enamoramiento se refiere. Aun así, hago cosas que se presuponen para parejas, como por ejemplo, visitar  Venecia. La inexperiencia me llevó a ir a pasar un día de noviembre a un lugar en el que en invierno anochece a las cuatro de la tarde. Más que una excursión, corrí una maratón que me colapsó de puro agotamiento, amén de tirar por tierra la estereotipada imagen y la fantasía que albergaba mi imaginación de tan exquisita ciudad. La vorágine de personas que impedían ver tanta belleza, la desgana de los que trabajan por y para el turismo consumidos por el hartazgo de ver a miles de personas todos los días, las tiendas de chinos por todas partes y la masificación en estado puro, no tenía nada que ver con la idea que yo tenía guardada en mi retina romántica.



Cuando vi en los medios de comunicación las imágenes de la boda de cuento de George Clooney con Amal Alamuddin en Venecia, me soñé allí navegando en una de las lanchas que acarreaban a los invitados por los canales, ataviados con vestidos largos, tacones y pajaritas, a cada uno de los eventos que tuvieron lugar en los cuatro días que duraron las celebraciones del enlace.
A mí George Clooney nunca me gustó. No me van los guaperas y este parecía un calavera a todo tren. Por este prejuicio no  me seducían sus películas. Pero con “Los hombres que miraban fijamente a las cabras” se me encendió la bombilla. Su papel parecía hecho a medida, no solo por su interpretación, sino porque al igual que el libro de Jon Ronson en el cual se inspira, la película de Grant Heslov además de estar basada en hechos reales es inteligente, divertida y con buen trasfondo.

El 7 de junio de 2018, George Clooney recibió  el American Film Institute (AFI) Life Achievement Award.  Desde 1973 es considerado como uno de los premios más importantes de la industria del cine.  Clooney fue seleccionado para recibirlo por su versatilidad y su liderazgo en la industria del cine, donde es la única personalidad del mundo que ha conseguido ser nominado en seis categorías distintas de los premios Oscar de la Academia (Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor Secundario, Mejor Guión Original y Mejor Guión Adaptado). En 2005 ganó su primer Oscar como Mejor Actor de Reparto por Syriana, y en 2012 se llevó una segunda estatuilla como productor de Argo. También ha sido nominado en la categoría de Mejor Actor, Mejor Guión Adaptado y en las categorías de Mejor Director y Mejor Guión original. Uno de los momentos más celebrados de la ceremonia fue cuando su esposa, Amal Clooney habló de la admiración que siente por su esposo. “A pesar de que la modestia de George le atribuye a la suerte mucho del éxito que celebramos esta noche, creo que su increíble talento y carácter lo trajeron hasta acá. Estos atributos lo hacen un esposo y padre maravilloso”, dijo. También recordó a modo de anécdota cómo se inició su romance y que después de cinco años casados el amor que se profesan es el mismo que el del primer día. Al escuchar su discurso, el actor soltó algunas lágrimas.

Ni que decir tiene que me hice fan del “Don Juan”. Y no solo por la cantidad de triunfos que ha cosechado durante su carrera profesional y por su solidaridad, politizada por algunos, sino porque es un Ser Agradecido. Me conquistó definitivamente tras “el detalle” que tuvo en 2013 con sus amigos. Un año muy especial para mí en el que los amigos, fundamentalmente, fueron también la diana de mi gratitud. Sí, las apariencias engañan, no todo es lo que parece. ¿Por qué no? A lo mejor detrás de la belleza de fábrica y la fama que adquiere una persona durante su vida todavía es posible descubrir compromiso y generosidad. La idea de que en esta vida vale la pena tener buenos amigos y  de que todo el vínculo impalpable que desarrollo con los míos no es fruto de suplir cualquier carencia afectiva que menoscabe mi existencia, se materializó tras leer el artículo que explicaba la última ocurrencia del fascinante George Clooney.
“Oye, resérvate el 27 de septiembre de 2013 – comunicó el actor a cada uno de los 14 amigos íntimos  que junto con él formaban su grupo de amigos, Los chicos – vendréis todos a cenar a mi casa”. Cuando los amigos llegaron a la cena, sobre las sillas de cada comensal había una bolsa de deportes negra. “Escuchad – soltó el anfitrión -, quiero que sepáis cuánto significáis para mí. Cuando llegué a Los Ángeles dormí en vuestros sofás. Soy muy afortunado en mi vida de teneros a todos y no podría estar donde estoy hoy sin todos vosotros. Por tanto, ha sido realmente importante para mí que, mientras sigamos juntos, os devuelva el favor. Así que quiero que abráis vuestras maletas”. Las abrieron y encontraron muchos billetes de 20 dólares que sumaban un millón. Cada uno de Los chicos recibió un millón de dólares. Todos quedaron en shock. ¿Cómo? ¿Qué es esto?, se preguntaban.
“Sé que todos hemos pasado por momentos difíciles, algunos aún estáis pasando por ello (algunos de sus amigos tenían trabajos temporales o más austeros con los que mantener a su familia. Uno estaba trabajando en un bar del aeropuerto de Texas, otro iba a trabajar todos los días con frío o lluvia, y todos se habían ocupado o le habían ayudado).     No tenéis que preocuparos por vuestros hijos, por pagar la escuela ni la hipoteca – continuó - . He pagado los impuestos de todos, así que este millón de dólares es íntegramente para vosotros”. Rande, uno de Los chicos se negó a aceptar el regalo de su amigo, ya que él tenía una más que buena situación económica. “Si Rande no se lleva su millón de dólares, nadie lo hará”, concluyó el obsequioso celebrante. Así que Rande no tuvo más opción que aceptar. La fecha elegida para celebrar este acto no fue casual, ya que un año después, el 27 de septiembre de 2014, se casaba con Amal.
No sé si volveré a Venecia, aunque, por qué negarlo, me gustaría hacerlo de la mano de mi particular George Clooney y celebrar allí el día de San Valentín, aunque no sea catorce de febrero. El verdadero triunfo no se cuenta por los premios que tengas en tus estanterías o paredes, sino por la forma que tienes de compartirlo, celebrarlo y, sobre todo, de agradecerlo.  Celebrar la vida, la persona que tienes al lado, los amigos. Agradecer todos los días. Y sobre todo, tener la osadía y la inteligencia suficientes como para no dejarnos arrastrar por las falsas apariencias. No sabemos lo que nos perdemos.




(George Clooney es conocido por ser uno de los artistas más comprometidos con las causas solidarias y sociales. Junto a su esposa Amal, creó en 2016 la Fundación Clooney para la Justicia, una organización para avanzar en la justicia en los tribunales, aulas y comunidades de todo el mundo. También ha realizado donaciones para combatir el racismo en Estados Unidos, o a UNICEF para lograr la escolarización en Líbano de los menores sirios).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por LEER.